Carrito

Suscríbete

Sigue todas nuestras novedades

    Blog

    Cómo incorporar la filosofía Feng Shui a nuestro hogar

    Hoy os traemos un tema muy interesante y sobre el cual podemos encontrar muchísima información: la aplicación de la filosofía Feng Shui al diseño de interiores y la decoración. Aquí vamos a tratar de daros algunas pincelas, pero si os interesa el tema no dudéis en recurrir a la extensa bibliografía que existe al respecto.

    El Feng Shui es una antigua disciplina china que refleja el arte de armonizar el ambiente para favorecer el propio bienestar del individuo y su armonía. Estudia la relación entre las personas y el ambiente físico (espacio y objetos). En el caso del diseño de interiores, nos ayuda a mejorar la energía de nuestro hogar e incrementar nuestro bienestar dentro de él, poniendo orden y mejorando la abundancia y riqueza de nuestras vidas. La disposición de los muebles o la elección de los materiales o colores del hogar pueden ayudarnos a favorecer esta armonización.

    Un concepto clave es el Chi, que representa la energía de los objetos o espacios. Tendremos Chi bueno cuando el espacio está limpio, iluminado y ordenado, lo cual nos traerá buena suerte, felicidad y prosperidad. Sin embargo, el Chi malo nos visitará si tenemos espacios oscuros y húmedos, sucios o desordenados, o incluso puede verse generado por objetos puntiagudos o amenazanates. Este Chi malo trae mala suerte y problemas financieros.

    Lo primero que debemos hacer si queremos que el Chi bueno invada nuestro hogar es hacer limpieza profunda de todo el hogar y deshacernos de los objetos que no necesitamos. El espacio debe estar lo más despejado y ordenado posible, puesto que esta filosofía propugna que no se debe tener en casa más de lo que necesitamos. Se debe encontrar un lugar para cada cosa, y lo innecesario mejor tirarlo a la basura.

    El Feng Shui es también búsqueda del equilibro. Según esta filosofía, existen cinco elementos que se deben armonizar: madera, fuego, tierra, agua y metal deben equilibrarse. Por ejemplo, una cocina con muebles de madera contrarrestaría el elemento agua y el aluminio de los electrodomésticos. Debemos buscar soluciones para introducir estos elementos de modo que se equilibren. Como ideas, el agua se puede introducir con plantas naturales en jarrones, el fuego con velas y la tierra con elementos fabricados con arcilla o barro.

    Podríamos extendernos mucho hablando sobre los factores de energía, el mapa Bagua u otros conceptos muy interesantes del Feng Shui, pero pasamos a darte algunos consejos sencillos para lograr que el Chi bueno reine en nuestro hogar y en cada una de sus estancias:

    • Importancia de los colores. Influyen en la psiquis y en el plano físico de las personas. El blanco sería el color ideal con el que pintar toda la casa, pues es el que más armonía proporciona, puesto que está relacionado con la limpieza y la pureza. Y, después, podemos potenciar mediante elementos decorativos con otros colores. Estos son los recomendados por el Feng Shui por estancias:
      • para el salón: naranja y rojo, para estimular la alegría y el ánimo, y favorecer la comunicación y el diálogo.
      • cocina: amarillo, porque es un color solar que da vigor y energía.
      • baño: azul, turquesa y verde claro.
      • dormitorio: relajantes como el azul y el verde.
      • escritorio o sala de estudio: beige o avellana, para desarrollar la actividad intelectual, o el verde y celeste para crear atmósfera placentera
    • El baño: es fundamental porque el agua simboliza el dinero y la salud, y por ahí se escapa la energía de nuestra casa. Consejos:
      • que no esté frente a la entrada a la casa
      • mantener la tapa del inodoro cerrada y que esté colocado tras la puerta, para neutralizar la influencia negativa de los desagües
      • evitar filtraciones o goteras
      • colocar grandes espejos, que aportan flujo de energía positiva
      • mucha luz, mejor si es natural
      • reducir esquinas o cantos por piezas redondeadas
    • La cocina: coinciden elementos opuestos: agua (yin) y fuego (yang). Consejos:
      • colocar elementos de fuego a un lado (horno, microondas, fogones) y los de agua al otro (nevera, pila, lavavajillas)
      • espacio muy iluminado y luz natural
      • no ubicar frente al baño o la entrada de la casa
    • El comedor: lugar donde se alimenta el alma y se nutre el cuerpo, porque descansamos y entramos en relax. Consejos:
      • mesa de comedor con esquinas redondeadas. No se recomiendan de mármol, cristal o colores oscuros
      • separar claramente los espacios si se trata de un espacio doble
      • evitar que el sofá esté de espaldas a la puerta de entrada
      • utilizar elementos decorativos centrados en naturaleza y paisajes
    • El dormitorio. Su distribución y organización es clave para favorecer el desarrollo de energías positivas. Consejos:
      • el cabecero debe estar en una pared sólida, en la pared opuesta a la puerta de entrada, pero los pies no deben estar alineados con la puerta (en la tradición china esta posición hace referencia a la muerte). Nunca estará el cabecero junto a la puerta de entrada. Si hay ventana, no debe estar alineada a la puerta, ya que en ese caso el Chi atraviesa la habitación y sale.
      • la cama siempre debe tener cabecero. Evitar los de metal (mejor de madera).
      • evitar estampados y colores estridentes en la ropa de cama
      • evitar las plantas ya que producen un exceso de energía
      • no colocar ningún espejo frente a la cama
      • pocos objetos y que evoquen a recuerdos positivos
    • El recibidor. Entrar con buen pie en casa es esencial en esta filosofía. Consejos:
      • crearemos recibidores amplios y luminosos. En la medida de lo posible, dejar que entre la luz natural.
      • la puerta debe poder abrirse sin obstáculos.
      • no llenar este espacio de muebles. Mejor que todo esté despejado y limpio, con pocos elementos que inspiren fluidez.
      • colocar objetos de bienvenida agradables, como fotografías, aromas o un ramo de flores frescas.
      • si colocas espejo nunca debe estar enfrentado a la puerta principal, sino a un lado.
      • esta filosofía aboga por quitarse los zapatos al entrar en casa, ya que así evitamos introducir los problemas del día en casa. Coloca un zapatero que no interrumpa el paso.
    • Objetos de decoración típicos del Feng Shui:
      • fuentes, ya que el agua que corre es símbolo de vida y purificación
      • campanas de viento, que crean un agradable sonido que beneficia a la mente
      • bolas de vidrio colocadas detrás de una ventana, que convierten la luz en energía positiva

    ¿Qué te parece esta filosofía? ¿La aplicarías en tu hogar? ¡Te leemos! 🙂

    COMPARTE LA SHOPPING-LIST
    Abrir chat